jueves, 31 de julio de 2014

La historia oficial de los revisionistas

Desde sus orígenes el nuestro fue un país mayormente manejado por oligarcas inescrupulosos, con breves períodos en los que héroes olvidados por la “historia que te contaron” lograron enfrentar a cipayos e imperialistas antiargentinos y lucharon por la dignidad de los oprimidos.
Pero un día llegaron Néstor y Cristina. Con tremendo coraje descolgaron el cuadro de un retirado Videla y nos liberaron de usureros como el FMI, las AFJP o los poderosos grupos económicos. Con artistas de la talla de Fontova y Pablo Rago nos devolvieron la cultura. Con Máximo a la cabeza los muchachos de La Cámpora despertaron en los jóvenes la alegría y el interés por la política. Las aguas se dividieron cuando para preservar el medioambiente, proteger la mesa de los argentinos, redistribuir el ingreso y, de paso, castigar la avaricia de los ricos golpistas, intentaron poner un impuesto al “yuyo” que tan bien se vende en el exterior.
Desde entonces -y con mayor escarnio tras la muerte de Néstor- los grandes medios de comunicación, con el apoyo de la oligarquía de siempre intentan engañar a la sociedad. Hacen terrorismo mediático, anunciando o generando problemas inexistentes como la inflación, la inseguridad y la corrupción, mientras ocultan las maravillas del milagro argentino. Hoy tenemos un gobierno magnánimo que nos regala graciosamente jubilaciones, plasmas, milanesas, sueldos, fútbol, TC, aerolíneas, energía, transporte, créditos… relato, para todos.

Manipulación (Sep/2012)

El mismo gobierno que viene invirtiendo tanto esfuerzo y dinero en evitar que a los adultos nos manipulen los grandes medios de comunicación, embiste duramente contra quienes se atreven a sospechar que los jóvenes de 16 y 17 años podrían ser manipulados.
Quizás la solución sea que voten sólo estos incorruptibles adolescentes de ideas tan profundas y nobles, habida cuenta de que los adultos nos venimos equivocando sistemáticamente desde hace décadas.

Countries para todos (Oct/2012)

El proyecto de ley de acceso justo al hábitat propone que los barrios cerrados entreguen un 10% de tierras para la construcción de viviendas sociales y "reducir las expectativas especulativas de valorización del suelo". Podrían haber agregado, ya que estaban, para "terminar con el hambre”, “lograr la paz del mundo” o "desarrollar la cura del cáncer" ¿Cómo podría alguien oponerse a fines tan nobles?
La semántica del relato oficial pone mucho énfasis en el "para qué o quién" y desestima el "cómo" o el "qué". Así, con una épica digna del Cid, se vienen llevando puesta a la Constitución, esquilmando a los contribuyentes y despilfarrando cuanta caja encuentran. La irónica queja de la presidente diciendo que "no podemos emitir dólares" acaba siendo una muestra del voluntarismo con el que se empecinan en negar la realidad.
Pero no quiero ver sólo el vaso medio vacío. Seguramente esta ley permitirá al Estado recuperar terrenos usurpados como la villa 31 y evitará que exitosos abogados multipliquen sus fortunas especulando con la valorización de tierras fiscales.

200 años no es nada

Mucho se ha escrito acerca del funcionamiento de la psiquis infantil en los primeros años de vida y los mecanismos de defensa que utilizamos para nuestro desarrollo. Distintos autores coinciden en que a medida que crecemos, vamos dejando de lado formas más primitivas como negar la existencia de aquello que nos resulta desagradable, atribuir a los demás defectos que son propios, o asumirse como un ser omnipotente ante un mundo de ángeles y demonios. Tras una evolución saludable, se espera que podamos percibir la realidad de una manera más integrada, aprendiendo de la experiencia y canalizando la energía de manera constructiva, creativa.

Acabamos de soplar 200 velitas y seguimos batallando ante gorilas, imperialistas y oligarcas. Fantásticos líderes concentran el poder en Buenos Aires para repartir generosamente alegría, imprimir riqueza y sanar a su pueblo a través de la palabra. La pobreza, la violencia, la corrupción, son apenas ecos de la eterna campaña antiargentina.

¿No va siendo hora de madurar un poquito?

Nos falta un jugador

Cuenta una vieja historia de rugby en mi club que había un jugador de la primera a quien llamaban Dr Kildare, en referencia a un célebre médico de una saga americana. Sucedía que este wing, estudiante de medicina, no lograba conciliar dentro de la cancha su vocación ofensiva con el juramento hipocrático. Para ser más precisos, cuando se lesionaba un contrario, su amor por la profesión dejaba al equipo con 14 jugadores.
Resulta encomiable el afán recaudador del gobierno actual, como así también el de sus pretendidos opositores, para extender así la generosa mano del Estado a los más necesitados. Más aún si aquellos impuestos recaen sobre las codiciosas empresas y no sobre los esforzados trabajadores.
Mi única preocupación es quién entra de reemplazo a producir mientras las empresas trabajan para el estado.

Viva La Pepa (Nov 2013)

El flamante jefe de gabinete, Jorge Capitanich, se ocupó de aclarar que la salida de Moreno no significa que esto vaya a ser un "viva la pepa". Es conocido el origen de la expresión, cuando allá por 1812 se proclamó la Consitución de Cádiz en el día de la festividad de San José. Celebraban los liberales españoles, el nacimiento de "la Pepa", que establecía entre otras cosas, la limitación de los poderes del rey, la libertad de imprenta, la libertad de industria, el derecho de propiedad y la abolición del feudalismo y los privilegios.
Nuestra Constitución propone más o menos las mismas cosas. Sería bueno que luego de tantos años en algún momento pudiéramos volver a celebrarla.

Deuda, igualdad y Forster

Si bien hay prácticamente consenso general respecto del daño que las sucesivas deudas públicas -y posteriores cesaciones de pago- han ocasionado a nuestro país todos los cañones apuntan hacia la codicia de nuestros acreedores y al origen de las mismas.
Resulta llamativo, sin embargo, que ninguna fuerza política de relevancia esté planteando la necesidad de limitar el poder de nuestros gobernantes para comprometer los ingresos de los ciudadanos.
Tras tantas crisis y años de decadencia poco hemos aprendido. Ministerios, discursos, propaganda, secretarías, universidades, dedicados a intentar corregir la desigualdad entre Bill Gates y "Pechito" pero a nadie parece importarle la igualdad ante la ley. Políticos que incrementan sus patrimonios de manera inexplicable nos piden explicaciones hasta para comprar divisas; falsean las estadísticas pero no permiten ajustar balances por inflación, desobedecen a los jueces mientras embisten implacables ante la más mínima infracción; emiten y gastan irresponsablemente forzándonos a una disciplina presupuestaria de la que ellos carecen.
El debate se encuentra embrollado en un maniqueísmo absurdo. Está bien prestarle al gobierno si lo hacen Chavez o el BCRA, pero muy mal si son el FMI o el club de París. El afán de lucro puede ser avaricia de los empresarios o justicia social para los trabajadores. Perseguir y penalizar a morosos y evasores es una virtud patriótica en Echegaray aunque destila imperialismo en el juez Griesa. Los medios oficialistas recortan archivos "con buena leche" (Sandra Russo dixit), para mostrarnos cómo los medios monopólicos "desinforman". El principio de inocencia debe ser respetado para el vicepresidente tanto como la investidura presidencial, pero distinto es el caso del fiscal Campagnoli, ciertos periodistas y algún empresario inmobiliario.
Hago votos para que nuestro flamante Secretario de Coordinación Estratégica para el Pensamiento Nacional arroje luz sobre este dilema de una buena vez, así nos dejan por fin, a los ciudadanos tranquilos.